el arte la salvo

Primero que nada quiero decir que no se nada de arte, sólo disfruto ó no, de lo que tengo frente a mis ojos.

Ver desde varios días antes los árboles lunarizados, y llegar al Malba hoy con una ansiedad importante.

Lunares en la parada del colectivo, en las puertas, en las escaleras del museo, en los stickers que te dan con la entrada.

Ver el cartel con su nombre y el de la esposición YAYOI KUSAMA, Obsesión Infinita.

Ir avanzando a través de sus obras, y entrar en la primera habitación.

Al saber su historia, saber que el arte la salvo de la muerte, que pensó en suicidarse muchísimas veces, y que gracias a poder plasmar en el afuera esa obsesión impresionante, más que pensar "qué lindo!" (es estéticamente muy pero muy bello), me dio una opresión en el pecho que no puedo describir demasiado.

También un poco de angustia. Por qué cosas habrá pasado la mente, el cuerpo, y el alma de esta mujer para imaginar esto, y para que esto imaginado sea su salvavidas y su cable a este mundo.

En las otras dos habitaciones me sucedió lo mismo.

Como había muy poca gente (lunes a las 13hs, horario más que recomendable si tienen disponibilidad), pude dar una segunda vuelta, y ahí sí disfruté de las instalaciones y las sensaciones que provocan si uno se puede separar de lo vivido por Kusama.

YAYOI KUSAMA, Obsesión Infinita, o de cómo se grita con el arte.
Realmente imperdible.



 
 
 



 
 

 
 
 
 
 
 












 
 

 
 
 
 


 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
y por ultimo, dos americanas vestidas para la ocasión
 
 
 
 

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Jana Janita Jana. Diseño / Maira G.